domingo, 4 de diciembre de 2011

Analfabeto digitalizado (e-analphabet 2.0)

Retuitea la última ocurrencia de Sergio Ramos, escribe en Facebook "Ke me has colgao el San Benito de beata y yo soy acróstica. ;)", ve el programa televisivo Sálvame en HD, se suscribe al RSS del blog de Victoria Beckham, escucha con el iPhone el último podcast de Espacio en blanco, hojea con el iPad el e-book de una novela de cátaros o templarios recomendada por un usuario de la red ("OLA STOY LEYENDO ESE LIBRO, TODAVIA NO LO HE AKAVADO PRO POR LOKE YEVO LEYNDO ESTA BSTANTE BIEN"), se descarga del Apple Store la aplicación iFart para simular pedos (o peos), pide a un amigo que le mande un WhatsApp cuando le dé a la cisterna del W.C., cuenta a un colega a través de Skype que el vídeo subido a YouTube de un tipo corriendo con el badajo al aire se ha convertido en trending topic, va al Campus Party para descargarse tropecientas películas de serie B y quemarse las pestañas jugando al último videojuego de dar hostias como panes, pone un "Me gusta" y un comentario de "Que precioso" a un vídeo del amanecer con música new-age y el subtitulado "Tus ojos son un lusero que me encontré en el camino, miré entonses pa un lado y me estreyé contra un pino", se descarga en el Smartphone el politono de Papi Chulo, enriquece con elegancia y estilo la entrada en Wikipedia de Lady Gaga, reenvía por e-mail un correo con asunto: Ésta no es ninguna carta basura. Bill Gates está compartiendo su fortuna, se mete en el foro de una teleserie para que voten a su niño, crea el hashtag #caca, menea el último post de Alejandro Jodorowsky, se baja del Rincón del Vago un trabajito para intentar colárselo palabra por palabra a su profesor o su jefe,... ;)


4 comentarios:

Salvador Casado dijo...

Hace falta mucho más que un arsenal tecnológico para tener un poquito de criterio. O más correctamente mucho menos.

Menos horas frente a la televisión, menos horas frente al ordenador, menos horas frente al partido de futbol...

Y un poquito más de buena lectura, buena música, buena conversación.

Adolfo dijo...

Vaya que sí, sin querer ponerme por encima de nadie, no creo que sean pocos los individuos que se puedan identificar con el personaje descrito.

Simplemente estas personas se apuntan an la parte divertida de la tecnología; y los humanos podemos ser muy eficientes aprendiendo lo que nos divierte.

Hay una cosa buena, este tipo de analfabetos, gracias a internet obtienen visibilidad y van dejando claro a todo el mundo sus cualidades, (normalmente sin complejo alguno).

Al menos, esto nos recuerda que como sociedad, tenemos un problema.

Nicolás Fabelo dijo...

Como se habla tanto del analfabetismo digital pensé que también había que tocar este otro fenómeno, sin duda MUCHO MÁS inquietante. Por cierto, el analfabetismo digitalizado tiene algún que otro miembro/miembra bien instalado en medios de comunicación digitales...

Julio Oliva Freuding dijo...

Totalmente de acuerdo con los 3 comentarios previos.

Archivo del blog