domingo, 6 de marzo de 2011

Medidas escandinavas para 'egpañoles'

Mañana entra en vigor la limitación de velocidad de 120 a 110 km/h en las autopistas y autovías, una medida de ahorro energético a la que se opone casi el 70% de la ciudadanía (con la derecha política y mediática en bloque). Esto me hizo pensar que el Gobierno de Zapatero está aplicando políticas más propias de Estados escandinavos que de estos lares, donde sigue habiendo tanto energúmeno que circula a 180 con su coche de alta cilindrada (por supuesto, con pegatinas de la bandera de España con torito, medallón de alguna Virgen patria e Intereconomía sintonizada en el dial) rumbo a una batida de caza que terminará con el ahorcamiento de unos cuantos galgos viejos entre chascarrillos de lo más chusco sobre "palomos cojos", catalanes ("catalufos") y la última corrida en Las Ventas. Para acabar finalmente con los amigotes echándose unos cigarros en un bar objetor, metiéndose dos copazos de cognac y ojeando El Mundo, La Gaceta y algún periódico deportivo antes de volver a tomar el volante y retornar al hogar familiar a toda pastilla sin olvidarse de hacer una rápida visita a una veinteañera eslava en algún puticlub de carretera ("¿somos hombres o qué?").

Se me dirá que esta es una caricatura 'torrentil', pero no deja ser un retrato de esa España rancia real, no homologable a la Europa más civilizada, donde un presidente autonómico imputado por la Justicia besa el anillo de un arzobispo que lo elogia, manadas de salvajes alancean a un toro hasta la muerte y presuntos ciudadanos aplauden a quien pega fuego al bosque; esa España (yo prefiero llamarla 'Egpaña' para diferenciarla de la otra avanzada, que también existe) que se opuso a la bendita prohibición de fumar en bares y restaurantes y a la justa legalización de los matrimonios homosexuales, que se opondría con igual furia a que ingresasen en prisión los torturadores de animales ("no es pecado y no dejan de ser bichos, ¿no?"). Una España casposa que reivindica sin complejos la derecha político-mediática, pero que trasciende esa divisoria izquierda/derecha al ser una realidad transversal fundada en nuestras peores costumbres y tradiciones.

Mi buen amigo Julio estuvo precisamente ayer en una feria de submarinismo en el IFEMA junto a la cual se celebraba otra feria de caza en cuyos aledaños no faltaban los 4x4 verdes con pegatinas del torito y medallones colgados de la Virgen del Rocío. Entre otros ejemplares humanos, vio allí a un señor de buena familia vestido de montero y tocado con sombrero de fieltro al que acompañaban dos niños pequeños, provistos de una pistola y una ametralladora de juguete con los que acribillaban a todo el que se les cruzaba. Aquello no tenía nada de caricatura, lamentablemente. ¿Alguien tiene alguna duda de qué le parecen a ese papá ejemplar la limitación a 110 km/h, la prohibición de fumar en bares, las bodas gays o la supresión del toreo en Cataluña?...

4 comentarios:

Adolfo dijo...

Hola Nico, como hemos hablado, esta es una de las pocas medidas que aplaudo del gobierno, junto con las que has nombrado.

Poca cosa para votar a un partido que ha hecho todo lo posible para descuageringar este país, pero es sólo mi opinión.

Lo que no estoy tan deacuerdo es en la caricatura de los opositores. Como sabes, gran parte de ellos son de izquierdas, (siendo un 70%, no puede ser de otra manera), al igual que la ley anti tabaco, que también desaprobaban los votantes del PSOE.
Respecto a la caza, recordamos ayer que le costó el puesto al más radical de los ministros socialistas el irse de montería con Garzón, (creo que ninguno de los dos es de derechas, y se trata de una actividad nada barata). Y pienso en la manifestación de cazadores que ví frente al Cabildo,la verdad es que no tenían pinta de ser lectores de "La Razón", (ni de ninguna otra cosa), y seguramente, no lleven un "torito", en sus 4x4, sino la pegatina del perrito de "Grancan".
Sí, son medidas demasiado escandinavas para este país, pero aveces la civilización se impone de arriba hacia abajo, así que ¡bienvenidas sean estas medidas!.

un abrazo

Abraxas dijo...

Un poco exagerado. Es una caricatura grotesca. Es como los catalogos de una agencia de viajes que resumen en cuatro fotos el pais. Pero España es mas que eso. Sin embargo es cierto que hay algun nivel de embrutecimiento y anarquia que impide lanzar medidas como peajes urbanos y el establecimiento de bicicletas como modo de transporte.

Raulsanblog dijo...

¡Hola Nico! A veces gobernar exige tomar medidas que no gustan a todos como bien dices... Esta es una de ellas, aunque a Fernando Alonso le parezca ir parado... y no por ello, hay que dejar de tomarla... Estoy convencido que si en diez años analizamos, por ejemplo, la ley deL Tabaco, nos parezca (no solo a los que hemos sufrido el tabaco de de los demás) que era un auténtico retraso permitir fumar en lugares públicos...Y como esta unas cuantas...

Esa España esperpéntica que describes, existe y mas de lo que por desgracia a muchos nos gustaría...

un abrazo

Nicolás Fabelo dijo...

Querido Adolfo:

Como señalo en el texto, esa "España casposa que reivindica sin complejos la derecha político-mediática (...) traspasa esa divisoria izquierda/derecha al ser una realidad transversal fundada en nuestras peores costumbres y tradiciones". Esto va más allá del voto al PP o PSOE, pero si eres un español 'torrentil' es mucho más probable que simpatices con el partido de Rajoy que con ZP.

Estimado Abraxas:

Gracias por visitarme. Volveré a remitirme al post: "Se me dirá que esta es una caricatura 'torrentil', pero no deja ser un retrato de esa España rancia real, no homologable a la Europa más civilizada"

Archivo del blog