martes, 25 de enero de 2011

Extraterrestres a un milímetro

Quizá haya criaturas extraterrestres tan cerca de nosotros como a un milímetro de distancia. Puede que nuestro universo comparta puntos del espacio-tiempo con otros desplegados en otras dimensiones y de los que nos separarían finísimos tabiques sólo franqueables por los gravitones (las partículas mensajeras de la gravedad). Otros cosmos pegados al nuestro, al que acompañan fantasmalmente desde quién sabe cuándo. Nuestros rostros enfrentados, casi piel con piel, a los de los habitantes de esos inimaginables universos. Seres incapaces de percibirse mutuamente, teorizando los unos sobre los otros, desconocedores de esa cercanía íntima y a la vez abismal. Acaso sufriendo por su finitud y rezando a un creador que los hizo a su imagen y semejanza.

4 comentarios:

Alejandro Martín Navarro dijo...

Buena entrada. ¿Conoces este texto de Nietzsche? Me lo has recordado, sobre todo el primer párrafo...

http://www.nietzscheana.com.ar/textos/sobre_verdad_y_mentita_en_sentido_extramoral.htm

Nicolás Fabelo dijo...

Muy interesante el enlace, Alejandro. Gracias. Me quedo con esto:

"El hombre nada más que desea la verdad en un sentido análogamente limitado: ansía las consecuencias agradables de la verdad, aquellas que mantienen la vida; es indiferente al conocimiento puro y sin consecuencias e incluso hostil frente a las verdades susceptibles de efectos perjudiciales o destructivos"

Rafael dijo...

¿Por qué no van a buscar a ese Dios los liliputienses galácticos? ¿Acaso el creador no se vuelca en su obra? ¿Acaso el cambiante cuadro del firmamento no delata el pincel del artista?

Nicolás Fabelo dijo...

Rafael, muchas gracias por tu comentario.

Una de las cosas más fascinantes que he leído (en 'El tejido del cosmos' de Brian Greene)es que las galaxias son pinceladas en el firmamento de la incertidumbre cuántica que rige en lo más pequeño, que nuestro Cosmos aparentemente ordenado no hubiese sido posible si el misterioso 'horno cuántico' fuese un remanso de paz en vez de un 'algo' en permanente ebullición donde espacio, tiempo y cualquier otra noción con la que estemos familiarizados pierde todo sentido.

Puede que sea una vana ilusión, pero yo intuyo que de la ciencia puede salir un día una respuesta que no esté reñida con una visión espiritual del mundo.

Archivo del blog